Dos Monedas de Cobre – Marzo 2015

two copper coins banner.JPG

Era una legión

“Vinieron a Jesús y hallaron al hombre de quien habían salido los demonios sentado a los pies de Jesús, vestido y en su cabal juicio; y tuvieron miedo.” Lucas 8.25b RVR 1995

Nunca habían visto algo igual. O, pero habían visto al hombre que los había aterrorizado. Este hombre era impredecible. Nunca podrías imaginar que era lo próximo que iba a hacer, pero sí sabrías que él estaba ahí. Así que, le advertías a tus niños, “no pasen cerca de las tumbas.” Si tan sólo, él y sus demonios desaparecieran, si hubiese alguna forma de deshacernos de él,viviríamos en paz.

Un autobús lleno de miembros de una fraternidad universitaria baja por la carretera. Una cámara captura un video de algunos de los otros pas ajeros en el autobús. Habían muchos,tenían nombres también. Creo que uno de los nombres era el Prejuicio, el otro Ignorancia. Uno tenía cientos de años, se llamaba Superioridad Falsa. Puede que conozcas ese, el que reclama la distinción de ser humanitario mientras hace lucir a los otros como “no persona.”

La universidad sabe qué hacer. Echarlos fuera. Tú y tus demonios se tienen que ir, no se pueden quedar. Así que, llévalos contigo y vete.

Así podremos volver a nuestra existencia llena de paz.

Como en ocasiones anteriores, la reunión en la iglesia estuvo llena de contiendas. Las líneas fueron claramente marcadas, y los ataques aumentaron hasta volverse personales. Con mucha más frecuencia, han habido sugerencias de que si esta o aquella persona o este o aquel grupo, tan sólo se fueran y se llevaran los problemas que nos causan, volveríamos a vivir una existencia llena de paz.

Cuando la gente del pueblo vino al lago, tenían miedo. Esto no lo habían visto. Este era el mismo hombre que ellos conocían, le reconocieron.A los pies de Jesús, él se encontró con una existencia llena de paz. La Legión que había creado separación y miedo se había ido, y quedó la persona libre de aquella molestia para gozar de una existencia llena de paz en su comunidad.

La persona queda. Creo que son “buenas noticias.” Ciertamente, Jesús, tenía la autoridad de echar a ambos al hombre y su Legión al mar, pero no lo hizo. Jesús va al encuentro de aquellas cosas-que tienen nombres y las que no tienen-va al encuentro de esa plaga que incomoda, que crea separación, que causa miedo, que revuelve los demonios; entonces, los echa fuera. Jesús redime la persona.

Esto son “buenas nuevas.”

¿Crees que podríamos seguir ese Jesús?

Share

Comments are closed.